Cómo hacer un agua micelar casera de manera sencilla

Es difícil no haber oído hablar del agua micelar, ya sea por la publicidad que vemos en los medios, porque alguna amiga que conocemos la usa o bien porque hemos caído en sus redes y ya no podemos vivir sin ella.

Sea por el motivo que sea, con este artículo vamos a satisfacer la inquietud de las más curiosas y vamos a darte las pautas y consejos para que puedas elaborar tu propia agua micelar en casa con productos naturales.

Cómo hacer un agua micelar casera de manera sencilla

Si quieres beneficiarte de las propiedades que tiene este cosmético, quédate con nosotras y no pierdas detalle. ¿Te imaginas tener en tu repisa un agua micelar hecha por ti?

¡Comenzamos!

¿Sabes qué es el agua micelar?

Antes de nada, pensamos que es importante darte a conocer sus propiedades y mostrarte como actúa este cosmético.

El agua micelar no deja de ser un producto todoterreno que sorprende desde el primer momento en que lo usas.

Sin duda sus principales beneficios son su acción limpiadora, desmaquillante, hidratante y tonificante.

Además, otras de sus ventajas son su rapidez de aplicación y que no hace falta preocuparse de nada después, ya que no necesita aclarado. Y todo esto con un respeto total por el pH propio de tu piel.

Es un producto que no deja residuos ni tampoco una sensación pesada y grasa como puede ocurrir con otros limpiadores faciales.

De hecho, los elementos que le otorgan sus características principales son testigos de lo que te estamos diciendo.

Los componentes esenciales del agua micelar son:

  1. En primer lugar, las micelas. Estas moléculas, además de darle nombre al cosmético son las responsables de capturar y aislar los residuos e impurezas de tu cutis.
  2. En segundo lugar, el agua que contiene este producto está tratada para privarla de toda sustancia que pueda ser dañina para la piel y se encargará de transportar fuera de tu rostro toda impureza.

Más allá de su clásico desempeño como desmaquillante, el agua micelar tiene otros usos menos conocidos pero que merece la pena nombrar.

Te interesará: Usos del agua micelar

Se puede usar para limpiar las brochas con las que te maquillas, no deja de ser el mismo principio limpiador.

También para refrescarte el rostro mediante un atomizador o para mejorar la apariencia de tus ojos después de una mala noche.

¿Solo existe un tipo de agua micelar?

¡Para nada! Pese a que el agua micelar presenta una tolerancia altísima, incluso para las pieles más sensibles, la industria cosmética se puso en marcha y ha surtido el mercado con una amplia gama de productos que se ajustan a todas las particularidades de tu rostro.

Estas son las clases principales que puedes encontrar.

Todas ellas han adaptado su formulación para incluir los mejores ingredientes que corrijan desde los molestos brillos a las descamaciones de las pieles secas.

Lo mismo ocurre con la elaboración artesanal del agua micelar, no hay un solo tipo. Además, hay un basto mundo sobre cómo hacer tu propia agua micelar. No deja de ser una cuestión de gustos.

Te interesará: Las diferencias entre el tónico y el agua micelar, y porqué deberías de utilizar ambos

Cómo hacer un agua micelar casera

Ha llegado el momento de ir al grano. Como te hemos comentado anteriormente, no existe un único tipo de agua micelar y por el hecho de hacerla tú misma no merman estas posibilidades.

Sencillamente, los ingredientes varían en función de lo que busques.

En esta ocasión te vamos a explicar los pasos para elaborar un agua micelar que además incluye beneficios antiedad, ¿no es genial?

En primer lugar, es recomendable tener un herbolario o tienda de venta de productos naturales de referencia, ya que es un incordio no tener claro dónde encontrar uno u otro ingrediente que vayamos a necesitar.

Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Desinfecta todo el material que vaya a entrar en contacto con los ingredientes y que vayas a usar para elaborar el agua micelar.
  2. Mide las cantidades de manera exacta.
  3. Introduce ingredientes en la botellita.
  4. Una vez estén dentro, ponle el tapón a la botella y agítala para que se mezclen correctamente.

Y, ¡voilà! Ya tienes preparada tu agua micelar con ingredientes 100 % naturales y muy sencilla de hacer, ¿a que no era tan complicado?

¿Cómo se aplica el agua micelar?

No queríamos terminar este artículo, sin antes darte este consejo. Esta es una recomendación genérica que sirve para aplicar todos los tipos de agua micelar.

Nada más que necesitas un disco de algodón y seguir los pasos siguientes:

  1. Impregna en el disco de algodón una cantidad normal de agua micelar. No hace falta empaparlo.
  2. A continuación y sin apretar para no irritar nuestra piel, desliza el algodón y retira el maquillaje o la suciedad de tu rostro.
  3. Pásalo tantas veces lo necesites, aunque con una debería ser suficiente.
  4. No te aclares la cara porque no es necesario.

¿Existe alguna alternativa si hablamos de productos que hay en el mercado?

Si tuviéramos que elegir una alternativa comercial, nuestra decisión sería el agua micelar de Nezeni Cosmetics.

Además de cumplir sobradamente con los mínimos que se le piden a un agua micelar, incluye algún que otro beneficio extra.

Este producto ha primado el uso de ingredientes naturales dentro de su formulación para obtener todos sus efectos.

Pero, no contentos con esto, ingredientes como el extracto de jengibre, el extracto de manzana y avena presentes en la composición de la misma nos aportarán de manera añadida mantener la flexibilidad de nuestra piel, exfoliar y combatir el estrés oxidativo y propiedades antibacterianas e hidratantes ideales para las pieles con acné.

Esperamos que hayas tomado nota de las claves de este artículo sobre cómo disfrutar de un agua micelar hecha con tus propios medios, a nosotras desde luego nos ha sorprendido. ¡Hasta pronto!