Akento ¿El mejor aceite para el cuerpo?

Ultimamente me ha dado por los aceites corporales, y en mi búsqueda de la mejor versión he descubierto verdaderas joyas, ¡este de Akento es de lo mejorcito que he probado en términos de tacto, aroma, absorción y aplicación!

Lo he comprado aquí, en su página web, donde tienen el mejor precio.

Akento ¿El mejor aceite para el cuerpo?

Probar productos me ha hecho darme cuenta de cuanto prefiero el formato en aceite a las cremas corporales.

Sudo fácilmente, por lo que la pegajosidad que dejan los productos en crema no es para mí.

En cambio, me gusta como los aceites nutren y mantienen hidratada mi piel, a pesar de que se absorben rápidamente.

Pero esto es algo que no lo vas a conseguir con todas las marcas, te lo aseguro.

Y esta es una de las principales características por las que me he enamorado del aceite de Akento.

Es aplicarlo sobre la piel, masajearlo un poco, y se funde en lo profundo sin dejar una capa pesada o grasienta.

Es lo suficientemente rico y espeso como para notar su efecto nutritivo, pero sin manchar la ropa. Solo notarás suavidad y un brillo muy bonito.

Y solo estoy rascando la superficie de cosas buenas que te va a proporcionar el aceite. Hay mucha tela que cortar, así que atenta.

Akento Aceite Corporal: por qué es lo mejor para tu piel

En primer lugar, porque su fórmula natural puede mejorar y embellecer tu cuerpo.

No es solo un aceite más para mantener la humedad y nutrir la piel, eso lo hacen casi todos los productos.

Lo que no todos te van a proporcionar es protección antioxidante, una mayor elasticidad, reparación de los daños, y retraso de los signos del envejecimiento.

Incluso va a ser un aliado más en tu luchar contra las estrías, la flacidez y la celulitis. ¡Cualquier ayudita viene bien!

Y todo esto se lo debemos a una fórmula única compuesta por 14 aceites botánicos:

Marula, almendras dulces, rosa mosqueta, jojoba, aguacate, argán, avellana, coco, oliva, macadamia, girasol, babassú, lino y semillas de chía.

Estos ingredientes naturales se han elegido cuidadosamente por sus magníficas cualidades para sublimar la piel.

Pero esto no es todo. También le han añadido varios extras de lo más acertados.

Extractos frutales (piña, manzana, pera y granada), herbales (lavanda, cardamomo, caléndula, rosa y rusco), y dos compuestos marinos.

¿Y qué es lo que hacen estos compuestos exactamente? Básicamente potenciar los efectos de los aceites y conseguir un plus que muy pocos productos poseen: aumentar nuestro colágeno natural.

Esto siempre viene bien, a cualquier edad y para cualquier persona. Al final se trata de sentirse bien estando en tu propia piel. Y con los productos adecuados (como este de Akento), lo vas a conseguir.

Y lo mejor es que Akento no solo cuida tu piel con los mejores ingredientes, también le infunde un olor especial. Pero esto necesita otro apartado aparte.

Un aroma celestial

Huele tan sexy, que estaría poniéndomelo a todas horas, ya que se desvanece bastante rápido.

He podido percibir un toque cítrico, pero se complementa a la perfección con notas florales que no acabo de reconocer.

No es como el típico aceite que tiene un olor penetrante que acabas odiando, es muy suave y no cansa.

Sé que el perfume es muy personal, pero seguro que te convenzo diciéndote que no lleva ningún perfume químico, todo su olor proviene de sus extractos y de aromas naturales.

Y una textura perfecta

Es como oro líquido. Ligero, amarillo y aterciopelado.

Funciona bien tanto en invierno, cuando necesito un extra de nutrición para evitar la descamación, como en verano, momento en el que las cremas me saturan y necesito algo más liviano.

Y como te decía arriba, es una gozada que se absorba tan rápido. No queda nada grasiento ni pesado, como deberían ser todos los aceites.

No notas nada, pero devuelve a la piel un aspecto satinado realmente bonito. Aquí te lo muestro:

Con el packaging ideal

¡Es precioso! La caja en tonos pastel es realmente bonita, hasta la he guardado y todo.

Y el recipiente es de cristal para poder ver cuánto producto te va quedando, de 100 ml, y de los mismos colores que la caja. Lo querrás tener expuesto para que se vea bien.

Me encanta que incluya un dosificador de bomba. Esto hace que sea mucho más fácil controlar la cantidad de aceite que vaya a utilizar.

Perfecto para aplicarlo en la mano, o directamente sobre la piel.

Sin este pequeño detalle, te aseguro que desperdiciarás un montón de producto.

Aceite Corporal de Akento: mi experiencia

De acuerdo, estoy realmente enamorada de este aceite corporal.

En primer lugar, ¡el aroma es celestial! Estoy obsesionada con los olores florales y este producto lo tiene. Pero no como para agobiar o saturar, tiene el equilibrio perfecto.

Otra ventaja, puedo aplicarlo y vestirme en pocos minutos. No llega a tener tacto seco, pero no resulta nada grasiento. ¡Todo un acierto!

Y lo más importante: funciona. La tirantez por la sequedad desaparece, la piel recupera su brillo natural, y está más nutrida y bonita que nunca.

Es más, si lo usas con bastante frecuencia podrás ver que algunas marquitas desaparecen, tanto estrías como otras cicatrices e imperfecciones.

Y el cuerpo mejora el tono perdido. Está como más compacto, más firme. ¡Y mucho más suave! ¿Quieres tocar?

El único fallo que le pongo es que su formato se me queda corto. A ver si la marca saca una versión de 200 o 250 ml pronto.

Lo he comprado aquí, en su página web a un precio de 25 euros.

No es el más barato del mercado, pero teniendo en cuenta la calidad de su fórmula, y los buenos resultados que ofrece, creo que el precio es bastante justo.

Cómo lo utilizo

Muy fácil, agítalo bien para que todo se mezcle, pulsa varias veces su dosificador, y reparte el líquido empezando por las piernas, subiendo hacia arriba.

Verás que realizando pequeños movimientos circulares el aceite se distribuye mejor, y encima con este agradable masaje ayudas a aumentar la circulación en la zona.

Lo uso siempre que puedo, a veces cuando salgo de la ducha, y otras cuando estoy relajada en casa y quiero sentirme bien. Su olor y su textura me ayudan a conseguirlo.

Y cuando tengo tiempo (y me acuerdo), añado unas gotas al agua caliente de la bañera, algo que proporciona la misma sensación suave y relajante una vez que salgo del baño y me seco.

Esto es lo bueno de los aceites, que los puedes usar un poco como quieras.

Mi piel se siente tan lujosa después de usar este aceite corporal de Akento, que te lo recomiendo de verdad.