Las diferencias entre el tónico y el agua micelar, y porqué deberías de utilizar ambos

Tónicos, esencias, agua de limpieza, agua micelar... con todos estos líquidos transparentes tan parecidos en el neceser no es de extrañar que mucha gente se pregunte qué es lo que los diferencia.

Incluso si eres una entusiasta del cuidado de la piel, es fácil confundirte entre tanto producto, porque todos tiene la misma textura, consistencia y color, y se utilizan para eliminar los restos del maquillaje y dejar la tez fresca y confortable.

Las diferencias entre el tónico y el agua micelar, y porqué deberías de utilizar ambos

Además, tienes algunos productos que son multiusos, así que la pregunta es obligada ¿qué es lo que hace que el tónico sea diferente del agua micelar?

Si tu también te lo has preguntado alguna vez, estás en el lugar correcto. Hoy voy a aclarar las diferencias entre el agua micelar y el tónico, y cuándo debes usar cada uno.

¿Qué es el agua micelar?

El agua micelar es básicamente una combinación de aceite y agua que ayuda a eliminar el maquillaje y las impurezas de tu rostro.

Las minúsculas gotas de aceite llamadas micelas están suspendidas en agua blanda y atraen la suciedad, el aceite y las impurezas del rostro hacia sí, dejándolo limpio y fresco.

Su mejor baza es que a diferencia de otros limpiadores, limpia suavemente sin irritar ni dejar la tez tirante o reseca gracias a los diferentes componentes infundidos en ella.

Esto hace que sea un producto adecuado para todo tipo de pieles, incluso las sensibles.

Y en los mejores productos además se suelen incluir otros ingredientes como aceites esenciales, extractos de plantas, AHAs, BHAs, colágeno y minerales como un extra.

Su función

Se podría decir que es un producto de limpieza que elimina el maquillaje, limpia el rostro e hidrata de una sola vez; pero su propósito principal es eliminar la grasa extra, el maquillaje rebelde y la suciedad de la cara.

Limpia hasta el último resto de maquillaje (incluso el maquillaje de ojos a prueba de agua) y esa es una característica que le ha convertido en un producto multiusos que no sólo desmaquilla, sino que también limpia.

Por eso puede sustituir a todo tipo de desmaquilladores, y también a los desmaquilladores para los ojos.

Cómo se utiliza

El agua micelar puede utilizarse como parte de una doble rutina de limpieza, o como un ligero refresco por la mañana y a lo largo del día.

Sólo tienes que empapar un disco de algodón con el producto, que esté bien cargado, y arrastrarlo con mucha suavidad por todo el rostro (incluido los ojos), cuello y escote.

Verás como el algodón enseguida se tiñe de los pigmentos de maquillaje, o de la suciedad de tu tez.

Cuando esté completamente sucio, cámbialo por uno nuevo, repitiendo el proceso hasta que salga completamente limpio.

Así te aseguras de que has eliminado todo lo que tienes en la cara.

Personalmente no recomendaría usar solamente un agua micelar para desmaquillar y limpiar, ya que probablemente no podrá retirar todo por sí sola.

Así que lo que hago yo es utilizar un desmaquillante primero, y luego terminar con el agua micelar. También puedes optar por eliminar el grueso del maquillaje con el agua micelar, y terminar con un limpiador.

Lo utilizo a diario, la mayoría de las veces mañana y noche, y nunca he tenido problemas de irritación de ningún tipo.

1

¿Qué es el tónico?

Es básicamente agua con ingredientes que cuidan y nutren la piel como la glicerina, algunos ácidos exfoliantes y agentes antioxidantes.

Una idea errónea que se tiene sobre este producto es que debe dejar la tez tensa y seca.

Y esto es lo que realmente hacían los tónicos antiguamente, debido a que utilizaban una gran proporción de alcohol y agentes secantes.

Afortunadamente, ahora ya no suelen incluir estos ingredientes, y dejan la piel confortable y muy hidratada.

Uno de los ingredientes que suelen incluir (tanto combinado como en solitario) es el agua de rosas, con un montón de propiedades beneficiosas que te cuento aquí.

Existen diferentes tipos de tónicos adaptados a cada tipo de tez y a cada gusto, lo único que tienes que hacer es encontrar el que mejor le sienta a tu piel.

Uno de los que he probado con buenos resultados es el Glow de Pixi, que me gusta más que el famoso de Mercadona, y que los clásicos de Clinique.

Su función

El tónico es un paso muy importante en la rutina de cuidado de la tez, tanto por la mañana como por la noche.

Su propósito es mantener el nivel de pH de la piel, cerrar los poros, eliminar las células muertas que están acumuladas en la epidermis (capa superficial), y también proporciona cierta hidratación.

También puede eliminar los restos de suciedad que el limpiador no ha logrado retirar, y reduce el exceso de grasa del cutis.

En definitiva, preparar la superficie del rostro para los productos que vas a utilizar a continuación. Por eso lo recomiendo encarecidamente para quienes utilizan maquillaje a diario.

En este artículo te explicamos más extensamente para qué sirve un tónico facial.

Cómo se utiliza

El tónico se usa después de que te hayas desmaquillado y lavado la cara con un limpiador. Creo que esto es algo que todas tenemos claro.

Esto es así porque está diseñado para preparar la tez para recibir más productos, y deshacerse de la suciedad que queda, y que la rutina de limpieza normal no pudo recoger.

Para maximizar su eficacia, es una buena idea aplicarlo no más de un minuto después de la limpieza, con un disco de algodón o directamente dando palmaditas en el rostro.

A veces, después de la limpieza, la piel está un poco desequilibrada, y un tónico se asegura de volver a equilibrarla antes de empezar a poner los activos.

Este es un cosmético que no requiere aclarado. Y después del tónico, el siguiente paso es hidratar la piel con una crema.

Prueba a hacer tu propio tónico casero como te indico aquí.

O prueba las dos opciones que tiene Garnier.

En resumen

Como hemos visto, los tónicos y las aguas micelares NO son lo mismo. Aunque ambos forman parte de los pasos de la rutina facial diaria, sus funciones y aplicación están bien definidas.

Primero hay que empezar con el agua micelar para eliminar cualquier impureza que tengas en la epidermis, y seguido te pones el tónico para equilibrar el pH y dejar la piel preparada para el resto de pasos.

Para tener una tez perfecta, hay que seguir este régimen todos los días, sin importar tu tipo de piel y sin importar tu edad.

Así que sé inteligente, limpia y tonifica como corresponde.