Exfoliante de café, beneficios y cómo hacer uno en casa

¿Sabes todo lo que puedes conseguir con un exfoliante de café?

Pese a que hasta no hace mucho era visto como un producto que debíamos evitar, ahora sus beneficios están contrastados, no solo para la salud sino para la piel.

Exfoliante de café, beneficios y cómo hacer uno en casa

Sus antioxidantes y la cafeína lo convierten en un potente protector cutáneo al tiempo que combate la celulitis y las estrías

Te recomendamos que prestes atención a las variantes de exfoliantes de café que te proponemos y que seas constante en su puesta en práctica.

Solo así lograrás potenciar el efecto de tu tratamiento de belleza, ya sea este aplicarte la crema hidratante, la anticelulítica o la anti estrías.

Al cabo de un tiempo apreciarás los resultados y te verán más guapa. 

¿Qué beneficios te aporta el café?

Como decimos, el café es rico en antioxidantes y en cafeína, dos ingredientes que proveen a la piel de múltiples efectos terapeúticos:

Así, tu piel siempre mostrará un aspecto saludable y lozano. Te estarás quitando años sin necesidad de recurrir a la cirugía.  

Los otros beneficios del café

Los estudios han demostrado que el café, consumido con moderación y regularidad, proporciona otros beneficios, no estéticos, al organismo. Toma nota:

Preparados caseros de exfoliación con café

Si deseas aprovechar todas estas bondades del café no necesitas adquirir costosas cremas, puedes elaborar por ti misma preparados efectivos con ingredientes que seguro tienes en tu cocina.

Bastará con que elijas el que más te interese. Eso sí, evita el café nuevo, recién sacado el paquete, porque podría lastimar tu piel al ser muy exfoliante.  

Para el cuerpo

Sin duda, los talones, codos y rodillas son las zonas que más exfoliación reclaman por el constante roce al que se ven expuestas a diario.

Por ello, si deseas recobrar la suavidad de estas partes de tu cuerpo y despedirte de las células muertas esta propuesta va a serte útil.

Necesitarás hacer acopio de:

Déjalo actuar durante 4-5 minutos y retira con abundante agua, a poder ser fría. Si te ha sobrado, no te preocupes.

Puedes conservarla refrigerada y con tapa por dos semanas. 

Para la celulitis

Te sugerimos dos efectivas wraps o envolturas.

Para la primera requieres café molido y aceite de germen de trigo. Para la segunda, café molido, clara de huevo y aceite de oliva.

Te interesará: Los mejores anticelulíticos

El procedimiento será el mismo. Deberás mezclar todos los ingredientes, aplicar el resultante y taparlo con papel film.

Al cabo de 10-15 minutos deberás retirarlo con abundante agua. 

Masajea la zona realizando movimientos circulares de abajo hacia arriba durante otros cinco minutos.

Tu piel estará lista para que le administres la crema anticelulítica.

Conseguirás que tras la exfoliación, con la piel profundamente limpia, el anticelulítico penetre hasta las capas más profundas y su efecto se vea potenciado.

Repite la exfoliación cada 15 días. 

Para las estrías

Estas molestas cicatrices, causadas por la rotura de las fibras de colágeno, tienen su origen en una drástica variación del peso corporal.

Te interesará: La mejor crema antiestrías del mercado

Y aunque no pueden ser totalmente borradas los antioxidantes y la cafeína del café favorecen su regeneración, preparando la piel para una profunda hidratación.

De este modo, la presencia de las estrías rojas es minimizada.

Te proponemos tres posibles combinaciones de ingredientes para elaborar tu tratamiento casero a base de café molido.

Con aloe vera. Deberás mezclar el café molino, con gel de aloe vera y humedecerlo con unas gotas de agua.

Una vez tengas la pasta deberás aplicarla en los muslos, vientre, glúteos o caderas y dejarla actuar durante un mínimo de 15 minutos.

Tu piel deberá estar limpia y seca. Retira con abundante agua fría y administra tu crema anti estrías habitual. 

Obtendrás un doble beneficio. Por un lado, la exfoliación con café te provee de una profunda limpieza, eliminando las células muertas, y por otro, el aloe vera, rico en vitaminas A, B, C y E, te aporta una óptima nutrición.

Tu piel estará en las mejores condiciones para aprovechar el efecto unificador y regenerador de tu crema anti estrías. 

Con aceite de coco. En esta ocasión, deberás mezclar el café molido con aceite de coco para obtener esa pasta untuosa que facilitará su aplicación.

Procede de la misma manera que en el punto anterior repitiendo el proceso cada 15 días. 

Con aceite de almendras. Mezcla media taza de café con dos cucharadas de aceite de almendras.

Aunarás la profunda limpieza con la suavidad y humectación que proporcionan las almendras. Tu epidermis lucirá brillante, tersa y rejuvenecida.

Para el rostro

Ten presente que la piel de la cara es especialmente sensible, dado que está en constante exposición a los agentes externos que la dañan.

Al igual que en el caso de la exfoliación del cuerpo, te aconsejamos que lleves a cabo este ritual después del baño para aprovechar el efecto dilatador del vapor sobre tus poros.

Tu dermis estará más receptiva. 

Para aportar hidratación, luminosidad y suavidad a tu rostro te traemos dos propuestas de mascarilla.

Con la cara libre de maquillaje aplica la pasta de café masajeando ligeramente en círculos.

Deja actuar durante 5 minutos y retira con agua fría para cerrar los poros. Sécate dando pequeños golpes, nunca frotes para no lastimar tu piel que estará sensibilizada. 

Acto seguido, deberás hidratarla. Eso sí, no apliques la mascarilla en la zona del contorno de los ojos porque es un área especialmente fina.

Esta piel es más fina y el café podría lesionarla. 

Con cacao en polvo. Con seis cucharadas de leche entera o crema de leche, cuatro de café molido y otras seis de cacao en polvo lograrás una mezcla pastosa.

El procedimiento ya lo conoces, solo te falta comprobar en primera persona lo que puede hacer por tu piel. ¿Te animas a probarla?

Con miel. En esta ocasión, prepararás la mascarilla con una cucharada de café molido, otra de miel y una última de azúcar.

Esta mezcla es perfecta, una vez humedecida con un poco de agua, para arrastrar la suciedad adherida y las células muertas.

La miel es antiséptica y antiinflamatoria, al igual que el café. Por tanto, su acción se verá multiplicada. 

Para finalizar queremos revelarte la frecuencia con la que deberías repetir esta rutina de belleza.

Como te decimos, la constancia es una virtud y cuando del cuidado de tu piel se trata, perseverar marca la diferencia.

Si tu piel es mixta o grasa, deberás exfoliarla una o dos veces por semana. Si es seca, bastará con que lo hagas quincenalmente

No olvides complementar estos cuidados con una correcta hidratación, un estilo de vida activo y una dieta variada y sin excesos.

Si secundas estas recomendaciones y nuestros ejemplos de exfoliante de café, los resultados no tardarán en llegar.