Exfoliante enzimático: Te mostramos qué es y cuáles son sus beneficios

La exfoliación es una rutina más en tu cuidado personal si deseas lucir una piel sana y bonita. Sin embargo, no todas toleran la acción de arrastre de los exfoliantes de grano grueso o de los muy abrasivos.

Si tu piel es sensible o muy sensible, deberías recurrir a un exfoliante enzimático.

Exfoliante enzimático: Te mostramos qué es y cuáles son sus beneficios

En las próximas líneas vamos a mostrarte cuáles son los beneficios del peeling enzimático, cuál es el secreto de su eficacia y cómo deberías aplicarlo y complementarlo.

Queremos que presumas de piel. Por ello, vamos a sugerirte 5 propuestas que te servirán de inspiración al hacerte con el tuyo, ya sea en formato loción, crema-mascarilla o en polvo.

Te interesará: El mejor exfoliante para el cuerpo

Qué es un exfoliante enzimático

Los exfoliantes pueden clasificarse en físicos, químicos y enzimáticos.

Los primeros son los más efectivos y eliminan las impurezas valiéndose del grosor del grano.

Los químicos resultan menos abrasivos y actúan a través de los ácidos naturales (alfahidroxiácidos y betahidroxiácidos) que contienen sus ingredientes.

Los exfoliantes enzimáticos, por su parte, ofrecen resultados profesionales sin causar ninguna irritación ni resecar.

Están elaborados con enzimas vegetales, en gran parte, procedentes de las frutas, del aloe vera o de los fermentos de verduras.

Llevan a cabo una limpieza mucho más suave, pero con las mismas bondades que las de sus compañeros.

Cuando entran en contacto con la dermis detectan las células muertas del cemento intercelular y trabajan para deshacer sus uniones con el fin de despegarlas de la piel.

Su ciclo de vida ya ha concluido y, por tanto, su presencia coarta la capacidad de oxigenación y nutrición de tu piel.

A su vez, las enzimas promueven la acción proteolítica o de asimilación de las proteínas. Digieren las impurezas sin llegar a irritar o desequilibrar la composición del estrato córneo.

A través de la vasodilatación activan la microcirculación sanguínea y ello se traduce en un efecto iluminador del cutis.

Si tu piel es sensible y las exfoliaciones que has probado hasta ahora te han provocado un brote de acné, la aparición de manchas, poros obstruidos o una molesta sensación de tirantez, la exfoliación enzimática puede ser la solución.

Te proporcionará la limpieza profunda que buscas y sumará nuevos beneficios que no tardarás en apreciar en la calidad y en el tono de tu piel.

Te interesará: Exfoliante natural: los mejores y cómo hacer uno casero

Beneficios de optar por un exfoliante de enzimas vegetales

La acción en varios frentes de estas enzimas proporciona numerosos beneficios que recopilamos aquí para ti:

Te interesará: Exfoliante de café: beneficios y cómo hacerlo

¿Cómo debo aplicarlo?

A diferencia de otros exfoliantes con los que deberás realizar un ligero masaje en forma de movimientos circulares ascendentes, con los enzimáticos bastará con que apliques una capa gruesa y la dejes actuar durante unos 15 minutos.

Al cabo de ese tiempo, al lavarte con agua tibia para retirar el producto las enzimas se activarán.

No es aconsejable utilizarlos a diario porque podrías alterar el metabolismo de tu piel. Sin embargo, puedes emplearlos hasta un máximo de 2 días por semana.

Si lo haces por la noche, favorecerás la regeneración celular. Por la mañana tu epidermis lucirá hidratada y tersa.

Te interesará: Análisis: Todo sobre el guante exfoliante

Cuidados post exfoliación

Pese a su profunda y completa acción, la exfoliación enzimática requiere que culmines tu rutina de cuidado facial o corporal con un sérum y con una crema hidratante.

En el caso del rostro, al ser una piel muy sensible reclama una dosis adicional de nutrientes. Los sérums cuentan con una elevada concentración de ellos, así que son perfectos.

Y toda rutina debe finalizar con un extra de hidratación, así que no te saltes la crema, ya que el serum por sí solo no te proporcionará la humedad necesaria.

Esperamos que la información que te hemos proporcionado en estas líneas te haya resultado de interés.

¿Has elegido ya el exfoliante enzimático que mejor se adapta a tus necesidades?