¿Cómo reafirmar la piel tras adelgazar?

¿Te estás preguntando cómo reafirmar tu piel tras adelgazar bruscamente? Estás en el lugar adecuado.

Con la llegada del nuevo año, uno de los propósitos que más se repite es el de incluir el gimnasio en la rutina diaria.

¿Cómo reafirmar la piel tras adelgazar?

Este objetivo está directamente relacionado con adelgazar y perder esos kilitos de más que tanto nos preocupan de cara a lucir una bonita figura corporal en verano.

Aunque también son muchos los que deben perder peso por recomendación médica, ya que de no hacerlo pueden sufrir graves problemas de salud.

Y entonces dejamos de hablar de una cuestión estética para entrar en un terreno más delicado e importante.

Sin embargo, aunque las razones por las que queremos adelgazar sean diferentes, ambas tienen algo en común: la flacidez.

Esa piel que sobra después de bajar los kilos de más es uno de los daños colaterales que trae consigo el perder mucho peso en muy poco tiempo.

De hecho, en muchas ocasiones lucir esa piel descolgada provoca problemas de inseguridad y autoestima peores, incluso, que los que puede producir estar unos kilos por encima de nuestro peso ideal.

Y es entonces cuando empiezan a surgir las dudas. ¿Se puede adelgazar sin que la piel se quede flácida? ¿Qué debo hacer para que la dermis no se descuelgue? ¿Cómo puedo reafirmar la epidermis tras perder peso?

Estas preguntas son muy comunes y seguramente todos nos las hayamos hecho alguna vez, por eso hemos decidido escribir este artículo.

Para explicarte qué debes hacer para lucir una figura firme después de haberte quitado esos kilitos de más y demostrarte que es posible acabar con la flacidez. Continúa leyendo y descubre cómo hacerlo.

¿Por qué aparece la flacidez?

Cuando los tejidos que sostienen la piel se debilitan y los niveles de colágeno y elastina de la epidermis empiezan a reducirse es cuando aparece la flacidez.

El paso del tiempo, una mala alimentación, el tabaco, la contaminación o la radiación solar son algunas de las causas de la pérdida de firmeza de nuestra epidermis.

Sin embargo, la más común, y la que nos ha traído hoy aquí, es la pérdida de peso de forma rápida.

Cuando adelgazas mucho en poco tiempo, los tejidos cutáneos no terminan de adaptarse a la nueva figura y provocan que algunas zonas de nuestro cuerpo presenten un aspecto flácido, siendo los brazos, el abdomen, el interior de los muslos y lo glúteos, así como los párpados y la papada las partes más propensas a perder firmeza y descolgarse.

¿Cómo combatir la flacidez?

Generalmente, tras la pérdida de peso acelerada, como suele suceder después del embarazo o al llevar a cabo una dieta restrictiva, es necesario comenzar un plan para reafirmar la epidermis y devolverle su tensión y elasticidad natural.

Aunque parezca una tarea complicada, con constancia y meticulosidad se puede conseguir.

De hecho, con cambiar ciertos hábitos de nuestro día a día lograremos el objetivo. Los resultados no llegarán de manera inmediata, pero llegarán. A continuación te dejo algunos consejos con los que corregir la ‘piel colgante’ será mucho más fácil.

Realizar ejercicio

Tonificar los músculos que se encuentran debajo del tejido cutáneo es fundamental para recuperar la firmeza de la epidermis.

Por lo tanto, lo mejor es que te pongas en manos de un profesional de la actividad física para que te ponga un plan de entrenamiento específico y acorde con las necesidades de tu cuerpo.

Si no vas al gimnasio, no te preocupes, no será necesario que te apuntes. Existen muchas rutinas y tablas de ejercicios que se pueden realizar en casa con unas mancuernas y bandas elásticas.

Simplemente deberás avisar de esta información al entrenador personal con el que contactes para que adapte los ejercicios a tus posibilidades.

Hasta que tengas tu tabla puedes ir realizando abdominales y planchas para acabar con la flacidez del abdomen.

Si por el contrario lo que quieres es combatir la ‘epidermis colgante’ de los brazos, los glúteos o las piernas deberás incluir ejercicios de tonificación como sentadillas, saltos a la comba o flexiones.

Además, si quieres seguir perdiendo peso, puedes incluir ejercicios de cardio para fomentar la quema de grasas.

Con 30 minutos será suficiente. Según los expertos, lo ideal es completar entre cuatro y seis entrenamientos a la semana.

Buena alimentación

Para que el ejercicio tenga efecto debe ir acompañado de una buena alimentación.

Puedes conseguir una dieta saludable y completa consumiendo alimentos ricos en antioxidantes, vitaminas, así como en regeneradores dérmicos naturales que estimulan la producción de colágeno como los cítricos.

Por todos es sabido que las frutas y verduras, las legumbres y las proteínas son la base de una alimentación completa y sana.

También podemos incluir grasas saludables como el aguacate, los frutos secos o el aceite azul.

Eso sí, es importante huir de las grasas no saludables que se encuentran en los precocinados, la bollería industrial y los procesados.

Hidratación constante

Para que la piel no pierda firmeza es importante mantenerla hidratada. Por eso, para recuperar su estado natural es fundamental devolverle esa hidratación que la mantenga elástica y tersa.

Una buena forma de hacerlo es empleando cosméticos que ayudan a tonificarla y le aportan nutrientes extras.

En este sentido, si nos permites un consejo, desde aquí te recomendamos el gel anticelulítico de Akento Cosmetics, que es el producto que recomiendo en mi guía con los reafirmantes que sí funcionan.

Esta loción es la que más nos gusta porque está elaborada con ingredientes 100% naturales que colaboran en la producción natural de colágeno y elastina, así como en la reducción de la celulitis.

Para que los cosméticos reafirmantes proporcionen beneficios y nos ayuden a conseguir los resultados esperados, lo mejor es que entre los componentes de su INCI se encuentren los siguientes ingredientes:

Sin embargo, es cierto que con estos tres técnicas muchas veces no se consiguen los resultados esperados y es necesario recurrir a otros tratamientos que tampoco requieren cirugía, pero colaborarán en la producción natural de colágeno. Algunos de ellos son los siguientes:

Ya ves que existen diferentes formas de acabar con la flacidez después de adelgazar.

Pero si llevamos una rutina constante y saludable basada en una alimentación completa, la realización de ejercicio diario y una buena hidratación podremos perder peso sin miedo a que nuestra piel se muestre flácida y sin tensión.

Así que llegó tu momento. Ponte manos a la obra y luce una figura sana y tersa con todos estos consejos para reafirmar la piel tras adelgazar.